¿Cómo puedes determinar la edad de los animales?

Mientras paseábamos por la orilla de Wonderopolis, escuchamos una conversación intrigante entre un castor y un ornitorrinco:

Castor: ¡Oye Pete! ¿Sabías que hoy es el cumpleaños de Ollie?

Ornitorrinco: ¡No me digas, Ben! ¿Te refieres a Ollie el pulpo? ¡Deberíamos organizarle una fiesta sorpresa de cumpleaños!

Castor: ¡Exactamente lo que estaba pensando! Podemos comprarle un pastel y algunos globos.

Ornitorrinco: ¡Bien! Tú puedes encargarte del pastel y yo me ocuparé de los globos y las velas. Por cierto, ¿cuántos años tiene Ollie?

Castor: Eh… no sé. Pensé que lo sabrías tú.

Ornitorrinco: ¿Cómo iba a saberlo? ¿Cómo se determina la edad de un pulpo?

Desafortunadamente, teníamos que hacer mandados, así que no pudimos escuchar el resto de su conversación. Esperamos que hayan podido averiguar cuántas velas poner en el pastel de Ollie. Sin embargo, su conversación nos hizo preguntarnos. ¿Cómo podemos determinar la edad de los animales?

Después de todo, no es como si pudiéramos simplemente preguntarles. Adelante, pregúntale a tu perro o gato cuántos años tienen. Dudamos mucho que maúllen o ladren un número específico de veces para darte una respuesta.

¿Realmente importa saber la edad de los animales? Para muchos científicos, ciertamente sí. Al estudiar las poblaciones animales, a menudo es crucial conocer el número exacto de animales y sus edades.

Esta información ayuda a los científicos a identificar especies prósperas y aquellas que requieren protección para evitar que se vuelvan en peligro de extinción. Si bien puede ser fácil llevar un registro de la edad de una mascota querida, determinar la edad de un animal salvaje puede ser un desafío.

Desafortunadamente, no existe un método universal que los científicos puedan aplicar a todos los animales. Lo que funciona para un animal puede no funcionar en absoluto para otro. Sin embargo, los científicos han desarrollado varios métodos a lo largo del tiempo que son efectivos para ciertos animales.

Por ejemplo, los zoólogos pueden utilizar radiografías para examinar las estructuras esqueléticas internas de ciertos animales. Estas estructuras a menudo contienen marcadores de crecimiento que pueden proporcionar una edad aproximada.

Para muchos animales, los dientes ofrecen pistas visuales que pueden ayudar a los expertos a determinar su edad. En algunas especies, los dientes permanentes no aparecen hasta una edad específica. Además, los dientes desgastados y cariados pueden indicar una edad avanzada.

El pelo, el pelaje y la piel también pueden proporcionar indicadores visuales de la edad. Al igual que los humanos, ciertos animales desarrollan arrugas en la piel y cabello o pelaje gris a medida que envejecen. Si tienes un perro mayor, es posible que hayas notado que su hocico se vuelve más gris con el tiempo.

Los ojos y los oídos también pueden ayudar a determinar la edad de un animal. A medida que los animales envejecen, su audición a menudo disminuye y su vista puede deteriorarse. Por ejemplo, examinar los ojos de un perro puede revelar opacidad que es común en la vejez.

La determinación de la edad de los animales marinos puede ser particularmente desafiante. Por ejemplo, los peces suelen ser envejecidos examinando pequeños huesos del oído llamados otolitos. Los otolitos contienen anillos de crecimiento similares a los que se encuentran en los árboles. ¡Desafortunadamente, examinar estos huesos requiere que el pez esté muerto! ¡Buena suerte determinando la edad de un pez vivo!

Los científicos han avanzado en la determinación de la edad de los animales. Recientemente, descubrieron que raspar la piel de las ballenas jorobadas y examinar su ADN puede revelar su edad. Sin embargo, determinar la edad de un pulpo puede ser un desafío. Dado que los pulpos no tienen huesos, los científicos a menudo estiman su edad en función de su tamaño. Desafortunadamente, el tamaño del cuerpo puede variar debido a diversos factores. Afortunadamente, investigadores mexicanos han descubierto que el estilo, una parte más dura del manto del pulpo, se puede utilizar para estimar de manera confiable su edad.

Si quieres aprender más sobre animales fascinantes, aquí tienes algunas actividades divertidas que puedes probar:

– Pon a prueba tu capacidad para adivinar la edad de alguien observando a personas en un lugar público, como un evento deportivo en la escuela secundaria o un centro comercial, con la ayuda de un adulto. Intenta adivinar su edad mientras pasan. ¿Es tan fácil como parece?

– Visita un refugio de animales local, la consulta de un veterinario o una tienda de mascotas y pide a un experto que te presente diferentes animales. Basándote en lo que has aprendido sobre la determinación de la edad, haz conjeturas sobre las edades de los animales. ¿Qué tan precisas son tus conjeturas? ¿Crees que te gustaría trabajar con animales en el futuro?

– Si tienes una mascota familiar, como un perro o un gato, reúne todas las fotos que hayas tomado de ellos a lo largo de los años. Organiza las fotos en orden cronológico, desde la más antigua hasta la más reciente. Observa cómo ha cambiado tu mascota con el tiempo. ¿Qué diferencias notas en las fotos? Dibuja una imagen de cómo crees que se verá tu mascota en el futuro, ya sea en uno, dos o cinco años.

Aquí tienes algunas fuentes para leer más sobre el tema del envejecimiento animal:

– http://news.nationalgeographic.com/news/2013/07/130730-aging-animals-fish-cats-science-primate-oldest-animal-clam/

– https://www.bostonglobe.com/ideas/2014/04/05/how-old-this-whale-new-way-tell/WlcVREZ3md1ENzfe1ttmHP/story.html

– http://animals.howstuffworks.com/pets/how-to-tell-how-old-dog.htm

– https://blogs.scientificamerican.com/octopus-chronicles/hey-how-old-is-that-octopus/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *