¿Por qué se echa a perder la comida?

¡Oh no! ¿Qué es ese olor horrible? Abres el refrigerador para agarrar un refrigerio rápido y notas un recipiente de plástico con sobras de tu comida favorita de la semana pasada. Sin embargo, cuando abres el recipiente, un olor desagradable llega a tu nariz y instantáneamente te quita el apetito.

¿Qué está pasando aquí? Lo que acabas de encontrar es comida podrida. El proceso de descomposición es una parte natural del ciclo de vida de todos los alimentos, y se puede detectar fácilmente a través del olor, el sabor, la textura o la apariencia. Piensa en todas las veces que has visto, sentido, probado u olido comida podrida a lo largo de tu vida.

Aunque la descomposición es un proceso natural que ocurre cuando los alimentos están expuestos a los elementos, es importante evitar comer alimentos que sospeches que están podridos. En su lugar, es mejor desechar cualquier alimento que pueda estar podrido para evitar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Cuando se cosecha la comida, ya sean verduras, frutas o carne de animales, se separa de su fuente de vida. En otras palabras, una vez que recoges una manzana, comienza a deteriorarse inmediatamente.

Algunos alimentos, como las frutas y verduras, tienen paredes celulares fuertes que los mantienen comestibles durante varios días o incluso semanas. Sin embargo, con el tiempo, estas paredes celulares comienzan a descomponerse. Como resultado, estas frutas y verduras se vuelven menos firmes, cambian de color, desarrollan un mal olor ¡y tienen un sabor aún peor!

¿Qué causa estos cambios en los alimentos? Los principales culpables son el aire, la humedad, la luz, la temperatura y el crecimiento microbiano. Cuando dos o más de estos factores se juntan, pueden acelerar el proceso de descomposición.

Cuando los alimentos están expuestos al aire, los microorganismos pueden posarse en ellos y comenzar a descomponerlos para sus propios fines. La presencia de oxígeno promueve el crecimiento de mohos y levaduras, y contribuye directamente al deterioro de grasas, vitaminas, sabores y colores en los alimentos a través de la actividad enzimática.

Todos los alimentos contienen cierta cantidad de agua. Con el tiempo, los microorganismos utilizan el agua dentro de los alimentos para alimentar sus reacciones químicas para obtener energía y crecimiento. La humedad en la superficie de los alimentos también crea un ambiente propicio para que los mohos y otros microorganismos prosperen, especialmente en grietas o hendiduras, lo que acelera aún más la descomposición.

La exposición a la luz puede hacer que las capas exteriores de los alimentos se echen a perder a través de un proceso llamado fotodegradación. Esto puede provocar decoloración, pérdida de sabor, vitaminas y proteínas.

La temperatura también juega un papel en el deterioro de los alimentos. A medida que la temperatura aumenta, las reacciones químicas que impulsan el proceso de descomposición se aceleran. Por eso, refrigerar o congelar los alimentos ayuda a frenar el proceso de pudrición.

El proceso de descomposición de los alimentos no es completamente negativo. Es un proceso natural que permite que los nutrientes y las semillas de los alimentos se liberen y se utilicen por los organismos vivos en el medio ambiente. Estos procesos también son esenciales en la producción de algunos de los alimentos que disfrutamos. ¡Aunque nadie quiere beber leche echada a perder, la agriación de la leche es un paso crucial en el proceso de fabricación del queso!

Dado que la mayoría de nosotros no cultivamos nuestra propia comida en la actualidad, es necesario tomar medidas para evitar que los alimentos se echen a perder. Esto asegura que los alimentos se mantengan frescos el tiempo suficiente para ser transportados a las tiendas, donde podemos comprarlos y llevarlos a casa para cocinar y consumir. A lo largo de los años, los científicos e investigadores han desarrollado numerosas estrategias para combatir las causas principales del deterioro, incluyendo el aire, las reacciones químicas y los microorganismos.

Si has visitado recientemente un supermercado, probablemente hayas notado la amplia variedad de envases utilizados para los alimentos. Este envase no solo tiene fines estéticos. Sirve para proteger los alimentos de la exposición al aire y la luz. Además, controlar la temperatura a través de la refrigeración y el congelamiento también ayuda a frenar las reacciones químicas. Por último, la lucha contra los microorganismos a menudo implica el uso de conservantes, que inhiben las reacciones químicas que permiten a los microorganismos descomponer los alimentos para obtener energía.

Pruébalo tú mismo

¡Esperamos que la maravilla de hoy no te haya estropeado! Amplía tus conocimientos participando en las siguientes actividades con un amigo o un miembro de la familia:

  • ¿Te animas a hacer una excursión? Pídele a un amigo adulto o a un miembro de la familia que te lleve a un supermercado local y conversa con alguien que trabaje en los departamentos de carne y/o productos frescos. Estos trabajadores poseen amplios conocimientos sobre la frescura de los alimentos. Pregunta qué medidas toman para asegurarse de que todos los alimentos vendidos sean frescos y saludables. ¿Han tenido problemas con alimentos en mal estado? ¿Qué hacen con los alimentos podridos?
  • ¿Cómo evitas que los alimentos se pudran en casa? Discute con un amigo adulto o un miembro de la familia las medidas que toman para mantener la frescura y la seguridad de todos sus alimentos. ¿Qué métodos utilizan? ¿Cuáles son los más efectivos? ¿Qué tipos de alimentos tienden a pudrirse más rápido y necesitan ser reemplazados con frecuencia?
  • ¿Te sientes preparado para un desafío? ¡Intenta realizar un intrigante experimento científico sobre alimentos en mal estado! Necesitarás un frasco transparente con tapa, así como algunos alimentos básicos como queso, pan, frutas y verduras. Asegúrate de seguir cuidadosamente las instrucciones. Puede ser útil que un amigo adulto o un miembro de la familia te ayude. ¿Qué alimento crees que se pudrirá más rápido? ¿Por qué? ¿Los resultados de tu experimento confirmaron o refutaron tu hipótesis inicial?

Fuentes de la Maravilla

  • http://www.livestrong.com/article/538862-what-causes-food-to-spoil-what-prevents-food-from-spoiling/
  • http://www.foodsafetysite.com/educators/competencies/general/spoilage/spg1.html

PREGUNTAS FRECUENTES

1. ¿Por qué se pudre la comida?

La comida se pudre debido a la presencia de microorganismos, como bacterias, levaduras y moho. Estos microorganismos descomponen la materia orgánica de los alimentos, causando que se estropeen. El proceso de descomposición de los alimentos se llama descomposición. Cuando los alimentos están expuestos al aire, la humedad y el calor, se crea un ambiente ideal para que estos microorganismos crezcan y se desarrollen.

2. ¿Cómo ocurre la descomposición de los alimentos?

La descomposición de los alimentos ocurre a través de una serie de procesos biológicos y químicos. Cuando los microorganismos entran en contacto con los alimentos, comienzan a liberar enzimas que descomponen las moléculas complejas en compuestos más simples. Este proceso conduce a la producción de varios gases, como dióxido de carbono y metano, que contribuyen al olor desagradable asociado con la comida podrida.

3. ¿Qué factores aceleran la descomposición de los alimentos?

Varios factores pueden acelerar el proceso de descomposición de los alimentos. La temperatura juega un papel crucial, ya que las temperaturas cálidas promueven el crecimiento de los microorganismos. La humedad también facilita su crecimiento, por lo que la alta humedad o el contacto con el agua pueden acelerar la descomposición de los alimentos. Además, la presencia de oxígeno puede fomentar el crecimiento de bacterias aeróbicas, que descomponen los alimentos a un ritmo más rápido.

4. ¿Cómo se puede prevenir el deterioro de los alimentos?

Existen varias formas de prevenir el deterioro de los alimentos. El almacenamiento adecuado es crucial; la refrigeración ralentiza el crecimiento de los microorganismos, mientras que la congelación puede detener eficazmente su actividad. Mantener los alimentos en recipientes herméticos también ayuda a minimizar la exposición al oxígeno y la humedad. Además, practicar una buena higiene, como lavarse las manos y los utensilios, puede reducir el riesgo de introducir microorganismos dañinos en los alimentos.

5. ¿Consumir alimentos podridos puede ser peligroso?

Consumir alimentos podridos puede ser peligroso, ya que pueden contener bacterias dañinas o toxinas producidas por los microorganismos. Estos pueden causar enfermedades transmitidas por los alimentos, como intoxicación alimentaria, que pueden provocar síntomas como náuseas, vómitos, diarrea y calambres estomacales. Es importante evitar consumir alimentos visiblemente estropeados o con mal olor y seguir las pautas adecuadas de seguridad alimentaria para minimizar el riesgo de enfermedades transmitidas por los alimentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *