Descubrimiento del Polo Norte: ¿Cuándo ocurrió?

Respuesta rápida

El Polo Norte fue descubierto oficialmente en 1909 por el explorador estadounidense Robert Peary. Sin embargo, hubo reclamaciones anteriores de haber llegado al Polo Norte por otros exploradores, como Frederick Cook en 1908. El verdadero descubrimiento del Polo Norte fue confirmado a través de la meticulosa navegación de Peary y el uso de guías inuit. La expedición de Peary marcó un hito significativo en la exploración de la región ártica y abrió nuevas posibilidades para la investigación científica y la comprensión de las regiones polares de la Tierra.


¿Alguna vez has imaginado vivir en una época en la que gran parte de la Tierra seguía sin explorar? ¿Puedes imaginar ser la primera persona en presenciar la belleza de las Cataratas del Niágara? ¿Qué tan increíble habría sido descubrir las maravillas de la Gran Barrera de Coral?

Incluso hoy en día, hay fronteras en la Tierra esperando ser exploradas. Sin embargo, estas fronteras se están volviendo cada vez más difíciles de encontrar y alcanzar. Una de esas fronteras, que ha recibido relativamente pocos visitantes humanos, es el Polo Norte.

¿Esto te sorprende? Después de todo, es el Polo Norte. Sabemos exactamente dónde está: en los 90 grados de latitud norte. Entonces, ¿por qué tardó tanto en llegar? A diferencia del Polo Sur, que está ubicado en tierra firme, el Polo Norte está situado en un vasto mar helado cubierto de hielo flotante que se mueve constantemente. Como resultado, es imposible plantar una bandera o marcar permanentemente su ubicación.

A pesar de estos desafíos, muchos exploradores aspiraban a ser los primeros en llegar al Polo Norte. A principios del siglo XX, dos exploradores estadounidenses surgieron con afirmaciones de ser los primeros en llegar a este elusivo destino.

En septiembre de 1909, Frederick A. Cook anunció que había llegado al Polo Norte a pie en abril de 1908. Explicó que él y sus dos compañeros inuit se habían refugiado en una cueva de hielo durante el invierno, lo que causó un retraso en informar su logro.

Justo una semana después, Robert E. Peary declaró que él y su compañero Matthew Henson eran los verdaderos pioneros que llegaron al Polo Norte a pie en abril de 1909. Peary argumentó que la afirmación de Cook era un intento fraudulento de robar su victoria legítima.

Tanto Cook como Peary documentaron sus viajes en gran detalle, y sus libros se convirtieron en bestsellers. Se desató un acalorado debate público sobre quién había llegado realmente primero al Polo Norte. Hasta el día de hoy, este debate sigue sin resolverse y muchos historiadores contemporáneos dudan de que Cook o Peary hayan llegado realmente al Polo Norte.

En el mundo actual, con la tecnología avanzada a nuestra disposición, puede parecer extraño que aún no podamos determinar definitivamente si Cook y Peary realmente llegaron al Polo Norte y, de ser así, quién llegó primero. Sin embargo, en su época, Cook y Peary no tenían cámaras digitales para capturar sus viajes ni receptores del Sistema de Posicionamiento Global (GPS) para confirmar su llegada a los 90 grados de latitud norte.

En su lugar, Cook y Peary confiaban en un cronómetro y un sextante: instrumentos de navegación antiguos que les permitían hacer cálculos matemáticos basados en la posición del Sol para determinar su latitud. Basándose en estos cálculos y herramientas, muchos investigadores modernos creen que ambos exploradores no lograron llegar al Polo Norte.

A pesar de la incertidumbre persistente en torno a las afirmaciones de Cook y Peary, otras personas han continuado aventurándose en el Ártico a lo largo del último siglo. Una expedición notable fue llevada a cabo por Richard Weber y Mikhail (Misha) Malakhov en 1995.

Weber y Malakhov fueron los pioneros que esquiaron con éxito hasta el Polo Norte y regresaron sin ningún tipo de apoyo externo. Su notable viaje duró 123 días, durante los cuales tuvieron que arrastrar un trineo de 300 libras lleno de sus suministros. Hasta ahora, nadie ha logrado replicar su logro.

Inténtalo tú mismo

Si estás interesado en explorar el Ártico sin salir de tu casa o escuela, aquí tienes algunas actividades que puedes hacer con la ayuda de un amigo o miembro de la familia:

– Descubre las historias de valientes exploradores del Ártico a lo largo de la historia visitando el Salón de los Exploradores del Ártico en línea.

– ¿Quedan territorios inexplorados en el mundo? Descúbrelo examinando un globo terráqueo o un atlas con un compañero. Busca lugares remotos que estén lejos de la civilización. Una vez que encuentres un lugar intrigante, investiga en línea para aprender más sobre él. ¡Imagínate las fronteras que aún esperan ser exploradas en el mundo moderno de hoy!

– No todas las expediciones terminan en triunfo. Aprende sobre el trágico viaje de Sir John Franklin, un renombrado explorador británico del Ártico, que se embarcó en un viaje en 1845 para encontrar la legendaria Ruta del Noroeste. Lee sobre el reciente descubrimiento de un barco de su expedición después de 170 años, que arroja luz sobre este perdurable misterio náutico.

Fuentes de maravilla

Para obtener más información, puedes visitar las siguientes fuentes:

– http://www.smithsonianmag.com/history/who-discovered-the-north-pole-116633746/

– http://beyondpenguins.ehe.osu.edu/issue/polar-explorers/who-got-there-first-the-north-pole-controversies

– http://www.outsideonline.com/1839841/expeditions-iceman-conquereth

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *