¿Por qué están presentes las amígdalas en nuestro cuerpo?

Respuesta rápida

Las amígdalas son pequeñas masas redondas de tejido ubicadas en la parte posterior de la garganta. Forman parte del sistema inmunológico del cuerpo y desempeñan un papel en la protección contra infecciones. Las amígdalas ayudan a filtrar bacterias, virus y otras sustancias dañinas que ingresan al cuerpo a través de la boca y la nariz. Producen anticuerpos para combatir estos patógenos y ayudan a prevenir que causen infecciones generalizadas en el cuerpo. Aunque las amígdalas son importantes para la función inmunológica, también pueden infectarse, lo que puede dar lugar a condiciones como la amigdalitis. En algunos casos, es posible que sea necesario extirpar quirúrgicamente las amígdalas si se infectan crónicamente o se agrandan.


¿Tienes amigos que se han sometido a una extirpación de las amígdalas? Probablemente tuvieron que faltar a la escuela y se les permitió comer helado durante unos días. ¡Aunque eso pueda parecer divertido, podemos asumir que habrían preferido estar en la escuela durante ese tiempo!

Los niños suelen tener varias preguntas sobre las amígdalas. ¿Dónde se encuentran? ¿Qué son? ¿Y cuál es su función? Estas pequeñas masas de tejido blando, una en el lado derecho y otra en el lado izquierdo, se encuentran en la parte posterior de tu garganta. Juegan un papel crucial. Las amígdalas ayudan a combatir los gérmenes que entran por la nariz y la boca, evitando que causen infecciones en otras partes de tu cuerpo.

Normalmente, tus amígdalas combaten eficazmente las infecciones. Sin embargo, a veces los virus o las bacterias invaden las propias amígdalas, causando una infección. Los médicos se refieren a esta condición como amigdalitis.

¿Cuáles son los síntomas de la amigdalitis? Los signos comunes incluyen fiebre y dolor de garganta extremadamente doloroso. Las personas con este tipo de infección también pueden experimentar mal aliento y ganglios del cuello inflamados. Además, las amígdalas se inflaman. Los médicos pueden observar esto al iluminar tu boca mientras dices «Ahhhh».

Si tienes amigdalitis, el médico generalmente realizará una prueba de estreptococos. Esta prueba puede ayudar a determinar la causa de la amigdalitis, ya sea que sea causada por bacterias (bacterias estreptocócicas) o por un virus. Si hay bacterias estreptocócicas presentes en tu garganta, el médico puede recetar antibióticos para eliminar las bacterias. Si no es así, tu amigdalitis es causada por un virus y tu cuerpo lo combatirá naturalmente.

Si experimentas amigdalitis con frecuencia, es posible que tus amígdalas estén causando más daño que bien. En tales casos, un médico puede recomendar la extirpación de tus amígdalas, lo que se conoce como amigdalectomía. No todas las personas que se someten a esta cirugía tienen amigdalitis. A veces, los médicos extirpan las amígdalas si son excesivamente grandes y obstruyen la respiración de la persona durante el sueño.

¿Has pasado o conoces a alguien que haya pasado por una amigdalectomía? La cirugía puede sonar intimidante, pero la mayoría de las personas se recuperan en unas pocas semanas después de que les extirpen las amígdalas. Después de la cirugía, es necesario descansar y consumir líquidos. Esto ayuda en el proceso de curación y ayuda al cuerpo a recuperar fuerzas.

Incluso sin amígdalas, el cuerpo continúa luchando contra las infecciones. Esto se debe a la presencia de varios otros componentes del sistema inmunológico que trabajan diligentemente para mantenerte saludable.

Inténtalo

Tus amígdalas y el resto de tu sistema inmunológico desempeñan un papel crucial. Sin embargo, ¡requieren tu ayuda! Hay numerosas acciones que puedes tomar para mantener una buena salud. Explora las actividades a continuación para aprender más e intenta incorporar estos hábitos en tu rutina diaria.

Hábitos saludables para combatir los gérmenes

Mantente limpio y saludable

Una de las cosas más importantes que puedes hacer para mantenerte saludable es lavarte las manos regularmente. Al lavarte las manos, puedes eliminar los gérmenes que puedas haber recogido de diversas superficies como pomos de las puertas, escritorios o incluso de otras personas. Es una buena idea crear un cartel que eduque a los demás sobre la importancia de lavarse las manos con frecuencia.

Otra forma de prevenir la propagación de gérmenes es estornudar en tu brazo en lugar de tus manos. Al hacerlo, puedes evitar que tus propios gérmenes se propaguen a los demás. Dar ejemplo en este sentido puede animar a otros a seguir el mismo comportamiento.

Además de mantener una buena higiene, es crucial nutrir tu cuerpo con abundante agua y alimentos nutritivos. Los mecanismos de defensa natural de tu cuerpo son eficientes combatientes de gérmenes, por lo que es esencial proporcionarle el combustible necesario para que funcione al máximo. Habla con un amigo o miembro de la familia sobre cómo puedes incorporar estos hábitos en tu rutina diaria y crear un plan juntos.

Referencias

  • https://carolinaearnosethroat.com/7-amazing-facts-about-your-tonsils/ (consultado el 28 de mayo de 2021)
  • https://kidshealth.org/en/kids/tonsillitis.html (consultado el 28 de mayo de 2021)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *