¿Son todos los matones grandes?

Respuesta rápida

No todos los matones son grandes. El acoso puede manifestarse de diversas formas y tamaños. Es un error pensar que los matones siempre son intimidantes físicamente. De hecho, el acoso puede ser verbal, emocional o psicológico, donde el tamaño físico no juega ningún papel. El ciberacoso, por ejemplo, ocurre en línea y puede ser realizado por cualquier persona, sin importar su tamaño. Además, hay casos de personas más pequeñas que utilizan la manipulación o el poder social para acosar a los demás. Por lo tanto, es importante reconocer que los matones pueden tener diferentes tamaños y formas, y sus acciones deben ser abordadas independientemente de la apariencia física.


Cuando piensas en la palabra «matón», ¿te imaginas a un niño grande con músculos fuertes y una cara fruncida? La imagen estereotipada de un niño más grande quitándole el dinero del almuerzo a un niño más pequeño a veces es precisa.

Sin embargo, ¿sabías que no todos los matones son grandes? Es cierto. Los matones vienen en todas las formas y tamaños, y pueden ser niños o niñas. Algunos matones, conocidos como matones cibernéticos, no se pueden ver porque causan problemas en línea en lugar de en persona.

La mayoría de los niños tienen una buena comprensión de lo que es el acoso. El acoso es actuar intencionalmente de manera cruel o hiriente hacia otra persona. Los matones a menudo se dirigen a individuos que tienen dificultades para defenderse.

El acoso puede tomar varias formas. A veces es físico, como empujar, golpear o dar patadas. Sin embargo, el acoso a menudo es emocional, involucrando palabras hirientes, burlas o amenazas.

Independientemente de la forma que tome, el acoso puede tener efectos significativos. Lastima los sentimientos y puede hacer que los niños se sientan aislados, asustados, tristes, avergonzados e incluso físicamente enfermos. Algunos estudiantes que son acosados regularmente incluso pueden faltar a la escuela para evitar a sus acosadores.

¿Por qué los matones se comportan así? La respuesta simple es que les hace sentir mejor consigo mismos y les brinda la atención que pueden estar buscando. Los matones obtienen satisfacción al ver las reacciones que provocan sus acciones. Cuando los matones son crueles y sus objetivos lloran o huyen, refuerza su sentido de importancia y felicidad porque tienen el control.

¿Alguna vez has sido acosado por alguien? Si es así, sabes lo terrible que puede sentirse. Sin embargo, no estás solo. Es posible que te sorprenda saber que muchos niños han experimentado el acoso en algún momento.

Los expertos estiman que hasta el 75% de los niños en Estados Unidos han sido acosados en algún momento. Desafortunadamente, ser acosado a veces puede llevar a que los niños se conviertan en acosadores ellos mismos como una forma de hacer frente a sus propias emociones negativas resultantes del acoso.

La buena noticia es que con práctica, puedes aprender cómo manejar tus reacciones ante el acoso. Si no le das al matón la reacción que quieren, es probable que les quites su poder.

También puedes aprender cómo crear un entorno en tu escuela donde no se tolere el acoso. Esto puede implicar elegir ser amable con todos los que encuentres. También puede significar negarse a participar cuando alguien está siendo objeto de burla y defender a los demás que están siendo acosados.

Pruébalo

¿Estás listo para poner fin al acoso en tu escuela? ¡Si es así, felicidades! Explora las siguientes actividades con un amigo o un miembro de la familia:

Formas de ayudar a los niños que sufren acoso escolar

Si conoces a alguien que está siendo acosado, hay varias formas en las que puedes ayudarlo. El primer paso es informar a un adulto, ya sea un profesor o un padre, para que puedan brindar ayuda y orientación. Ser un amigo solidario también es crucial: hazle saber a la persona que está siendo acosada que estás allí para escucharla y ofrecerle apoyo. Tener a alguien con quien hablar puede marcar una gran diferencia para alguien que está siendo lastimado por un acosador. Además, es menos probable que los acosadores se dirijan a personas que tienen amigos a su alrededor. Por último, toma una postura en contra del acoso escolar. Si presencias a alguien siendo acosado, habla y pide al acosador que se detenga. Ayuda a la víctima a alejarse de la situación.

Preparándote para enfrentar a un acosador

Enfrentar a un acosador puede ser desafiante. Para ayudarte en estas situaciones, crea una historia corta en la que aparezca un acosador, una víctima y tú como alguien que interviene para enfrentar al acosador. Usa tu imaginación y piensa detenidamente en el escenario, considerando todas las posibles respuestas del acosador y planeando cómo reaccionarías.

Reflexionando sobre tu propio comportamiento

Tómate un tiempo para reflexionar sobre las ocasiones en las que tal vez hayas sido poco amable con un compañero de clase. Busca opiniones de amigos y familiares para identificar casos en los que hayas actuado como un acosador. Evalúa tus acciones hacia los demás y piensa en formas de enmendar cualquier palabra o acción hiriente. Al dar un mejor ejemplo del comportamiento que deseas ver en los demás, puedes contribuir a detener el acoso escolar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *